• Métodos ADR
  • A-
  • A+

Métodos Extrajudiciales - ADR

Mediación

separator1spacer

La mediación es un método extrajudicial mediante el que un tercero asiste a aquellos que deseen libremente explorar soluciones negociadas a su conflicto.

La mediación basa su fundamento en la voluntad de las partes de dialogar por muy distantes que sean sus respectivas posturas.

Las personas que deciden acudir a la mediación deben hacerlo de modo abierto y dispuestos al diálogo como paso previo imprescindible para alcanzar soluciones mutuamente satisfactorias. La mediación pretende, en definitiva, plantear aspectos comunes sobre los que pueda construirse un acuerdo que satisfaga a ambas partes.

Desde su imparcialidad y experiencia profesional, el mediador ayuda a las personas que acuden a la mediación a entender sus propias motivaciones y las de la otra parte.

La mediación no culmina en la obtención de una solución impuesta por el mediador, sino en un acuerdo negociado por las partes según su propio criterio y con la ayuda del mediador. Todo depende de los interesados, que son en todo momento los protagonistas de la mediación.

La mediación puede tomar varias variantes: facilitativa, evaluativa o transformativa. La mediación facilitativa constituye la modalidad emblemática de la mediación, en la que el mediador se abstiene de opinar sobre las cuestiones que planteen las partes limitando su intervención a facilitar el diálogo entre las partes. En la mediación evaluativa, el mediador ofrece su opinión sobre cuestiones bien de hecho, bien de derecho, ya que evalúa ambas (ofrece su opinión) según sea el caso. La mediación transformativa pretende, en principio, transformar conductas en el proceso de las partes de alcanzar acuerdos.

La Mediación Familiar

La mediación familiar va dirigida a todas las personas que se encuentren inmersas en una situación de conflicto, bien sea con su pareja, sus hijos, sus padres, o cualquier otro miembro de su entorno familiar. La mediación familiar no es ni pretende ser terapia familiar.

La mediación familiar pretende por lo tanto:

  • Reanudar o facilitar la comunicación.
  • Conseguir soluciones adaptadas a cada situación concreta.
  • Atender a las necesidades de cada miembro de la familia.
  • Alcanzar acuerdos duraderos.

Entre los asuntos familiares que pueden resolverse mediante la mediación se encuentran los siguientes:

  • Separaciones y/o divorcios.
  • Ruptura de la convivencia de las parejas de hecho.
  • Acuerdos prematrimoniales.
  • División de bienes.
  • Asuntos derivados de los negocios familiares.
  • Problemas derivados del ejercicio de la patria potestad, guardia y custodia y visita de los menores.
  • Incumplimientos de los términos acordados en convenios reguladores aprobados por resolución judicial.
  • Asuntos hereditarios.
  • Relaciones familiares.

La Mediación Empresarial

La meta de la mediación es el acuerdo entre dos o más empresas.

La mediación va dirigida a todas las empresas que se encuentran inmersas en una situación de conflicto respecto a los derechos y deberes que emanan de una relación contractual.

Entre los asuntos empresariales que pueden resolverse mediante la mediación se encuentran los siguientes:

  • Relaciones entre socios.
  • Relaciones con clientes y proveedores.
  • Relaciones con el equipo profesional de la empresa.

La Mediación Escolar

La meta de la mediación escolar es el acuerdo entre profesores, estudiantes, padres y centros de enseñanza.

Entre los asuntos que pueden resolverse mediante la mediación escolar se encuentran los siguientes:

  • Relaciones entre centros y profesores.
  • Relaciones entre centros y/o profesores con los padres de los alumnos.
  • Relaciones entre alumnos y entre éstos con los profesores, con sus padres y con el centro de enseñanza.

La Mediación Intercultural

Se emplea para resolver una gran diversidad de disputas derivadas del desconocimiento de distintas formas de entender las relaciones interpersonales cuando las partes provienen de culturas distintas en las que un agravio quizás no sea tal, o no haya sido pretendido como tal, o simplemente no obedezca a las mismas motivaciones dependiendo de la cultura de los protagonistas de la disputa.

La Mediación Penal

Se emplea generalmente para resolver disputas relacionadas con delitos menores en los que el Estado entiende que la solución podría pasar por un arreglo entre las partes cuando el ofensor no haya cometido un crimen que, por su naturaleza, deba de ser castigado con penas de privación de libertad.

En algunas jurisdicciones, la mediación penal se emplea también en delitos mayores como elemento adicional de reinserción del ofensor y terapia de la víctima.

El proceso de la Mediación

El proceso de la mediación se desarrolla mediante la combinación de reuniones conjuntas y, en su caso, por separado con objeto de que el mediador llegue a un mejor entendimiento de las diferencias entre las partes para poder ayudarles a resolverlas.

El número de sesiones depende generalmente de diversos factores tales como el número de asuntos que las partes desean resolver o la complejidad de dichos asuntos.

Las sesiones se efectúan de manera conjunta con la presencia de los interesados y del mediador. El mediador puede reunirse individualmente con cada una de las partes cuando lo considere oportuno. Cualquier asunto tratado en reunión individual es confidencial, y su contenido no será compartido por el mediador salvo permiso expreso.

Las partes pueden asesorarse por los profesionales que estimen oportuno.

Si las partes alcanzan un acuerdo sobre la totalidad o sobre alguna de sus diferencias, el mediador propondrá que los interesados, si lo consideran conveniente, acudan a profesionales expertos a fin de que se informen sobre las consecuencias de sus acuerdos.

Confidencialidad e imparcialidad

Todos los mediadores deben ser imparciales respecto a las partes.

La mediación es absolutamente confidencial. El mediador no puede divulgar a terceros ningún aspecto relativo a los asuntos tratados por las partes con él.

Del mismo modo, la entidad encargada de administrar la mediación se compromete a mantener la confidencialidad de todos los datos que le sean facilitados por las partes.

Toda la documentación que los interesados deseen dar al mediador, individual o conjuntamente, se devuelve a las partes al finalizar la mediación.

El Mediador

Es la persona que atiende a las partes y que les ayuda a resolver sus diferencias, pero no tiene autoridad para imponerles una solución. A diferencia del conciliador, el mediador no ofrece una opinión personal sobre las propuestas que cada parte plantea para la consideración de la otra y se limita a trabajar con ellas desde sus propias propuestas.

¿Cómo se inicia la Mediación?

Para iniciar la mediación, es necesario que las partes manifiesten su deseo de participar en dicho proceso.

¿Cuándo termina la Mediación?

La mediación concluye como resultado del acuerdo que alcancen las partes sobre la totalidad o sobre alguna de sus diferencias. Del mismo modo, las partes de común acuerdo o individualmente pueden dar por finalizada la mediación en el momento que consideren oportuno. También, el mediador puede concluir la mediación si considera improbable que sesiones adicionales ayuden a las partes a resolver sus diferencias.

¿Necesita encontrar
a un árbitro o a
un mediador?

Visite nuestra sección
ADR World Directory Visitar

ADR World Report
Información | Opinión | Análisis

separator1spacer