Mediación Penal | Derecho Ecuador

Mediación Penal Restaurativa2017 | Julio 28
Es pertinente partir conceptualizando el término “mediación penal; el mismo que es empleado en la literatura española como equivalente al anglosajón “Victim Offender Mediation” cuando se quiere hacer referencia a uno de los métodos de resolución de conflictos penales que acoge la denominada justicia restaurativa.

Lo cual  en palabras de VAN NESS, constituye  un método de  justicia restauradora como “una teoría de la Justicia que pone el énfasis en la reparación del daño causado por una conducta ilícita y que se materializa mediante un proceso reparador”.

Delimitando así de esta manera a la mediación penal, como método alternativo al proceso judicial, el cual se concibe, como un proceso en el que se facilita el encuentro cara a cara entre la víctima de un delito y su agresor, intervenida por un mediador, que les permitirá expresar emociones, opiniones y versiones de los motivos y circunstancias en las que se cometió el mismo, el efecto causado y sufrido por la víctima, y en el que ambas partes podrán decidir, de común acuerdo, la mejor forma de reparar el daño causado.

Origen:
MEDIACIÓN PENAL – Derecho Ecuador

Anuncios

Un pensamiento en “Mediación Penal | Derecho Ecuador

  1. En mi opinión, el aspecto más peliagudo sobre la mediación penal es explicarlo a la sociedad, no tanto al agresor y víctima concretas, que también.

    Si alguien corta el brazo a otro de un machetazo en una reyerta callejera, ¿me lo ha cortado a mí? En cierta manera, sí. Así, en cierta manera la reparación que se propone desde la mediación ha de ir más allá del tú a tú, trascender del tú a todos. Lo que cuesta entender y en lo que entiendo que hay que incidir es en explicarme a mí (Sociedad) que tengo mi brazo –porque ese día no me tocó a mí—que la reparación al individuo agredido me repara a mí también. No es fácil este cambio de mentalidad, de enfoque, pero que no sea fácil no significa que no pueda suceder.

    ¿Evitará la mediación penal que haya más brazos cortados? No, pero eso es otra historia que va por otros derroteros. Lo que sí sugiero es atrevernos a empoderar a la víctima concreta desde la mediación y a permitir que si como víctima concreta, con nombre y apellidos, se convierte en símbolo de sociedad agredida, su arreglo vis-à-vis-su agresor concreto sirva igualmente al conjunto de la sociedad a efectos de producir una reparación individual y colectiva.

    Me gusta

¡Adelante! Comparte tus reflexiones, conocimento y experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s