Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma vuelven a ser detenidos

Derechos Civiles2017 | Agosto 2
Leopoldo López y Antonio Ledezma han vuelto a ser detenidos la madrugada de este martes por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) de Venezuela, según han asegurado familiares y compañeros de los dos dirigentes de la oposición, que se encuentran bajo arresto domiciliario. Lilian Tintori, esposa del exalcalde del municipio caraqueño de Chacao, ha comunicado a través de Twitter que unos agentes “se acaban de llevar a Leopoldo de la casa”, a la que había regresado el pasado 8 de julio.

Origen:
Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma vuelven a ser detenidos | Internacional | EL PAÍS

Anuncios

Un pensamiento en “Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma vuelven a ser detenidos

  1. Alguien tiene que regalar a nuestro ex presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, un pequeño manual que le explique lo que es la mediación. En particular, debiera leer, entender y asimilar que el mediador tiene la obligación de dar la mediación por finalizada cuando objetivamente no hay voluntad de solucionar por parte de una o ambas partes. Aquí, no hay transformativa que valga, sino lo que hay.

    En este caso no hay ciencia política que valga que explique lo que está pasando. Como mucho se podría explicar desde la psiquiatría porque el tal Nicolás está muy, pero que muy pa’llá. Y lo último que necesita esta desgraciada situación es a una especie de visionario extranjero que “media” para solo conseguir una liberación física de opositores que a renglón seguido son hechos prisioneros como si la Sabin fuese la Stasi.

    A lo mejor a Zapatero solo se le da bien hacer chanclas, no zapatos. Lo que es cierto es que lo que sea que haya hecho no ha servido para nada y no ha servido para nada porque Nicolás y Diosdado están de atar.

    Lo que a mí personalmente más me sorprende es cómo estos dos, desde el conjunto de opciones a su disposición, escogen siempre la peor, cosa que solo se explica desde el dogmatismo que entraña una revolución, concepto que históricamente se sustenta más en una suerte de nuevas e iluminadas élites que del, en este caso, magnífico Pueblo de Venezuela por lo que no hay una revolución del Pueblo, sino un Pueblo revolucionado y revuelto. Raramente hay mesura en la revolución. Conviene recordarlo.

    Solo cabe en la mejor de las circunstancias una explicación “políticopsiquiátrica”: nada, absolutamente nada puede suceder al margen de la revolución de la que Maduro es el Custodio en Jefe (CJ). Claramente, toda propuesta que se desvíe de la revolución como marco vertical y único y eterno es objeto de rechazo visceral, principal, “constituyente”. No dudo que Maduro en su delirio hasta aceptase voces discrepantes, pero siempre dentro de la revolución de la que es CJ. Lo que Maduro no aceptará nunca es a un Pueblo que quiera transitar democráticamente hacia otras opciones como para su disgusto ha hecho. Así, la alternativa a la revolución no es otra sino la sublevación. Por lo tanto, nada en su ánimo se ancla en gobernar, sino en dictar. Enviar a Zapatero –o a quien sea—a hablar con un demente carece de sentido.

Adelante! Comparte tu conocimiento y experiencia