Las empresas españolas prefieren los tribunales frente al arbitraje

Arbitraje2018 | Marzo 15
Según el informe elaborado por Roca Junyent, siete de cada diez compañías consideran el arbitraje es una fórmula adecuada para resolver conflictos. Las compañías españolas tienen claras las ventajas del arbitraje: ahorro de tiempo y cortes especializados en cada materia. Sin embargo, la mayoría prefiere acudir a los tribunales a la hora de resolver sus problemas. Aunque los porcentajes van igualándose, todavía el 53% de las firmas se decanta por la jurisdicción ordinaria, frente al 47% que opta por la vía extrajudicial.

Parece ser que los inconvenientes de esta vía extrajudicial siguen pesando más a la hora de elegir la fórmula para dirimir un conflicto. Concretamente, el sector privado se queja de los costes de los arbitrajes, que consideran demasiado elevados. Pero además, tampoco les convence “la tendencia del árbitro a alcanzar una decisión salomónica” o la inexistencia de jurisprudencia que pueda usarse en otras disputas.

Origen:
EXPANSION

Anuncios

Un pensamiento en “Las empresas españolas prefieren los tribunales frente al arbitraje

  1. Interesante. Una cosa parece ser la percepción y otra, distinta, su uso. Así un porcentaje altísimo de empresas consideran que el arbitraje es una vía idónea para resolver disputas pero, a la hora de la verdad, la mayoría se decanta por la justicia ordinaria excepto en el ámbito mercantil internacional. Sucede algo similar con la mediación: cuando se explica gusta, pero a la hora de usarla, nanay.

    El precio echa para atrás por lo visto. No es de extrañar, pero hay que tener en cuenta que el arbitraje es cosa de parada única, que no hay varios niveles jurisdiccionales a los que las partes puedan recurrir. Por ello, a la hora de calcular costas, no debiera compararse el arbitraje con un procedimiento jurisdiccional ordinario de primera instancia, sino sobre la totalidad hasta alcanzar firmeza ya que los laudos arbitrales alcanzan esa firmeza de inmediato siendo solo viable la acción de anulación.

    Con respecto al rechazo por entender las empresas que los árbitros tienden a satisfacer a todos sin satisfacer plenamente a nadie, es un argumento tan antiguo como el arbitraje y sigue siendo más de percepción que de realidad excepto en ocasiones porque sí hay ocasiones en las que un árbitro concreto, una persona concreta, entiende erróneamente que dar y quitar a partes iguales le proporcionará más asuntos como árbitro en el futuro.

    Un comentario adicional sobre honorarios de árbitros. Siempre me ha “fascinado” que algunos cobren sustancialmente más por un arbitraje de lo que cobran habitualmente en su ejercicio profesional y, más aún, siempre me ha chocado que árbitros asequibles actuando en panel exijan equiparación con los honorarios del árbitro más senior, más solicitado, más establecido internacionalmente.

    Para ser claros, un arbitraje es tan bueno o malo como buenos o malos sean los árbitros. Los reglamentos no es que sean inconsecuentes, pero sí se van llenando de ocurrencias más que de chicha. Con respecto a las instituciones es cierto que imprimen una personalidad al proceso como gestores que son del proceso en lo que les corresponde pero, a la postre, una institución de arbitraje es tan buena o mediocre como buenos o mediocres sean sus árbitros porque, tengamos esto siempre claro, el árbitro es la piedra angular de todo arbitraje.

Adelante! Comparte tu conocimiento y experiencia