Arbitration and settlement: Influence of culture, legal tradition

2018 | Abril 10
Culture and legal tradition often determine what goals and values are associated with dispute resolution, and so influence process choices. Views of mixed-mode dispute resolution processes such as single-neutral Med-Arb, in which a mediator changes hats and becomes an arbitrator in the course of resolving a dispute, or Arb-Med, in which an arbitrator changes hats to become a mediator, are heavily influenced by culture and legal tradition.

The creative drive towards more appropriate and effective forms of dispute resolution is one element of larger cycles in which formalization and institutionalization ultimately stimulate a search for new and less formal alternatives. When it comes to dispute resolution, as the Chinese idiom says, “The moon waxes only to wane, and water surges only to overflow.”

Origen:
Arbitration and settlement: Influence of culture, legal tradition

Anuncios

Un pensamiento en “Arbitration and settlement: Influence of culture, legal tradition

  1. Cuando habla Thomas Stipanowich no queda otra que escuchar o leer, ya que es un experto en resolución de disputas desde hace décadas y decano del Instituto Strauss para la Resolución de Disputas de la Universidad de Pepperdine, la más prestigiosa del mundo en esta materia. Hay ocasiones en las que Pepperdine queda segunda, pero ahí está entre lo mejor de lo mejor en este ámbito desde hace años, y este hombre la dirige.

    Solo un poco de cuidado ya que habla de China principalmente en contraposición con EEUU. Cierto que China tiene una cultura milenaria con respecto a alguna forma de resolver disputas como casi todo país, ya que no paro de leer que todo país tiene arraigado algo que se parece a mediación desde que creció el césped en él. A lo mejor lo que no arraiga es la mediación estructurada, sesuda, académica, extraña, extranjera. Así, en ocasiones, hacer por hacer lo que hacen otros “del entorno” puede causar rechazo y, de hecho, lo causa. ¿Motivo? En mi opinión, un móvil y facebook no internacionalizan el alma. Somos todos, aquí o allá, más provincianos de lo que podamos creer o admitir y lo extranjero sigue sonando raro. El problema principal a la hora de importar lo que otros hacen, sea lo que fuere, es que hay que importar la cultura que hace que funcione en ese otro sitio y eso no es nada fácil.

Adelante! Comparte tu conocimiento y experiencia