Crecen las voces políticas en Alemania que piden una mediación en el conflicto catalán

Congreso Diputados España2018 | Abril 10
La ministra de Justicia alemana, la socialdemócrata Katarina Barley, fue la encargada de destapar la caja de los truenos al desmarcarse en un encuentro con periodistas de la postura oficial de no injerencia en el conflicto catalán. La ministra alemana consideró “absolutamente correcta” la decisión de la Audiencia territorial de Schleswig-Holstein de descartar extraditar a Puigdemont por rebelión y de ponerle en libertad bajo fianza y habló también del componente político del conflicto, más allá del judicial, según recogió el Süddeutsche Zeitung. Estas declaraciones fueron calificadas ayer por un portavoz de su ministerio de “malentendido”.

Berlín insiste desde hace meses en que el conflicto catalán es un asunto interno y que se debe resolver en el marco de la legalidad española. Ayer, el portavoz de Angela Merkel, Steffen Seibert, reiteró por enésima vez que el conflicto “puede y debe resolverse con la Constitución y el orden jurídico español”. Pero el eco de las voces discordantes crece y ha alcanzado ya incluso a miembros de los partidos de la gran coalición de Gobierno en Alemania.

Origen:
Crecen las voces políticas en Alemania que piden una mediación en el conflicto catalán | España | EL PAÍS

Anuncios

Un pensamiento en “Crecen las voces políticas en Alemania que piden una mediación en el conflicto catalán

  1. “Dos no median si uno no puede”, cosa distinta de“dos no median si uno no quiere”.

    No sé, pero soy de la opinión que debiera de haber menos gente que se ofrezca a mediar en favor de que sean las partes quienes soliciten mediar de mutuo acuerdo y que es cosa que podrían acordar no ante quien se ofrezca, sino ante quien quieran siempre, insisto, que puedan, que les sea dado en derecho.

    Al Gobierno de España, sea su signo político el que sea, no le es dado mediar esta cuestión de independencia incidiendo en lo de una parte que no puede mediar, ya que no le es dado negociar/mediar si lo que hay sobre la mesa es independencia.

    ¿Qué es la sedición? (RAE)
    “Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión.”

    ¿Qué es la rebelión? (RAE)
    “Delito contra el orden público, penado por la ley ordinaria y por la militar, consistente en el levantamiento público y en cierta hostilidad contra los poderes del Estado, con el fin de derrocarlos.”

    A primera vista, el término “sedición” parece el adecuado, no tanto “rebelión” que tiene por meta derrocar. Aun ilegítimamente desde delito de sedición, no es la intención del independentismo catalán la rebelión, derrocar al gobierno de España, sino independizarse de él importándole poco o nada cómo gobierne España en una España sin Cataluña.

    Sin embargo, quizás quepa el concepto “rebelión” pero solo desde Cataluña como Comunidad Autónoma, si bien extensible al resto de España como Estado por ser Cataluña parte del Estado, de España. Efectivamente, el independentismo catalán ha buscado y ha intentado derrocar a Cataluña y así a toda España de forma tan extraña como enajenada, pero principalmente ha buscado derrocase a sí misma, a Cataluña, para así constituir una especie de nuevo orden que toda Cataluña y todo catalán y todo español vendría obligado a asumir.

    El elemento, el denominador común que se aprecia según diccionario es la unilateralidad, así como el más absoluto desdén del rebelde y/o sedicioso hacia el ciudadano contrario a sus pretensiones.

    Aquí entramos en la otra variante que impide la mediación solo que desde el punto de vista rebelde y/o sedicioso y no es que los independentistas no puedan mediar, sino que realmente no quieren y ello porque cualquier cosa sobre la mesa que no sea independencia les resulta visceralmente inaceptable, o eso parece ciertamente. De esta suerte, no es tanto que haya derecho en la pretensión y que es lo que sugiere el independentista, sino que el independentista sitúa y eleva la mera pretensión a derecho necesario y las cosas no son así.

    ¿Y qué pasa con el concepto de malversación? Según la RAE, la malversación se define como “Delito que cometen las autoridades o funcionarios que sustraen o consienten que un tercero sustraiga caudales o efectos públicos que tienen a su cargo.” No parece ser la finalidad ilícita lo que define la malversación siendo la malversación delito en sí mismo independientemente de la finalidad a la que se destine la sustracción de caudales o efectos públicos. Sucede, sin embargo, que la malversación suele tener una finalidad que, en este, caso, es ilícita: la financiación de un referéndum de independencia declarado ilegal.

    En Alemania parece ser que existe el delito de alta traición, distinto a “traición” a secas. La traición a secas puede ser falta o delito. La definición de “alta traición” conlleva delito en segunda acepción solo que, además, es alta y se refiere a Estado; no a patria. El caso es que para un independentista, Cataluña es un Estado y una Nación casi del tipo “una, grande, libre” más que patria chica querida, si bien sucede que no es Estado aunque sea la pretensión en última instancia para lo cual el independentista ha de traicionar alta y necesariamente.

    ¿Qué es la Traición? (RAE)
    1. Falta que se comete quebrantando la fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener.
    2. Delito cometido por civil o militar que atenta contra la seguridad de la patria.

    ¿Qué es la Alta traición) (RAE)
    Traición cometida contra la soberanía o contra el honor, la seguridad y la independencia del Estado

    A cualquier persona razonable del tipo que no necesita demasiada explicación sesuda, lo que han hecho los independentistas catalanes entra en el ámbito de “alta traición” y como estas reflexiones a la postre son sobre mediación, simple y llanamente no cabe por mucho que algunos mediadores entiendan que todo es mediable. La realidad objetiva es que el independentismo catalán es sedicioso, rebelde, malversador, y traidor, alto traidor, y la cosa no va de insulto, de causar ofensa, sino de definición objetiva de sus actos.

    A mi parecer, sugerir que quien no puede mediar medie es absurdo. No es menos cierto que las voces en Alemania que han sugerido la mediación ya han dicho, rectificando o aclarando, que la mediación partiría de una premisa central: la unidad de España, estado de derecho desde el que cualquier pretensión cabe si bien siempre desde los mecanismos que en derecho nos hemos dado para prosperar y, por qué no, para cambiar, evolucionar ¿juntos? ¿Por qué no?

Adelante! Comparte tu conocimiento y experiencia