«Uno de los peores errores en los colegios ante un caso de bullying es plantear la mediación»

Acoso escolar bullying2018 | Mayo 2
En muchos centros, uno de los errores más frecuentes se produce cuando diagnostican un caso de bullying y plantean la mediación, muy eficaz en otros conflictos. El acoso escolar no es un conflicto y posicionar a la víctima en el mismo nivel que los acosadores es desconocer absolutamente el proceso. La víctima tiene una situación asimétrica respecto a sus verdugos, por lo que plantear la mediación puede resultar nefasto.

La manera más eficaz de erradicar este sufrimiento en nuestras aulas es mediante los programas de prevención e intervención integrales, los cuales deben estar contrastados científicamente. En mi experiencia profesional internacional de implantación de estos programas me he encontrado verdaderas prácticas aberrantes que son totalmente contraproducentes.

Origen:
«Uno de los peores errores en los colegios ante un caso de bullying es plantear la mediación»

Anuncios

Un pensamiento en “«Uno de los peores errores en los colegios ante un caso de bullying es plantear la mediación»

  1. “Uno de los errores más frecuentes se produce cuando diagnostican un caso de bullying y plantean la mediación, muy eficaz en otros conflictos. El acoso escolar no es un conflicto.”

    En consecuencia, el autor entendería que emplear la mediación sería un error en cuestiones de violencia de género y hasta en el ámbito penal en general porque a su juicio no hay nada que resolver realmente ya que no hay conflicto, no es conflicto, siendo patologías colectivas que hay que tratar desde la colectividad. A mayor abundamiento, el autor entiende que posicionar a víctima y agresor en un mismo nivel desde la mediación puede ser “nefasto”.

    El autor apunta hacia la prevención de un fenómeno, el acoso escolar, mientras que la mediación como metodología para resolver conflictos se centra necesariamente en asunto concreto para lo cual tiene que haber conflicto independientemente de si hay “igualdad” entre las partes. Bien, no es cuestión de enfadarse, sino de tomar nota. Algo de razón quizás no le falte, pero ¿se equilibran los “poderes” en juicio ordinario penal, proceso que a todos efectos prácticos anula la voluntad al impedir la bilateralidad? Ciertamente, aviaos vamos si entendemos bilateralidad e igualdad como sinónimo necesario en lo tocante a la resolución de disputas. De nuevo, hemos de regresar a lo que el autor intenta explicar: el acoso necesita un plan integral de prevención, intervención y erradicación. La referencia a la mediación casi a modo de muletazo quizás sobraba si bien ¿desde cuándo sobra una opinión?

    Por último –y es importante destacar este aspecto en mi opinión—la mediación no es enteramente inútil ni necesariamente nefasta para asuntos de esta naturaleza. En el ámbito de la violencia –cualquier tipo de violencia—la mediación no se posiciona como elemento sustituto o paralelo de la jurisdicción penal, en absoluto. Lo que la mediación pretende es la reparación desde la asunción de responsabilidad del agresor a título personal y el perdón a título personal de la víctima y esto solo es posible desde la bilateralidad que caracteriza a la mediación o a cualquier otra metodología extrajudicial para la solución de conflictos. La responsabilidad penal sigue intacta ya que la mediación no pretende ser parte del sistema, sino más bien proporcionar un cauce de encuentro entre víctima y agresor siempre que ambos actores quieran sinceramente y puedan emocionalmente. Dicho con crudeza: no sería aconsejable aconsejar la mediación a una mujer cuya vagina y alma están desgarradas.

    Un ejemplo reciente quizás lo aclare, el asunto de la denominada “Manada”. No veo mediación viable cuando los agresores ya han dicho casi pavoneándose que a santo de qué tanta escandalera cuando dicen alto claro y en los medios haber tenido orgías de 10 contra una “y nadie se ha quejado”. Cuando no hay ni tan siquiera asunción de responsabilidad, malamente cabe la mediación. En otras palabras cuando el agresor ni tan siquiera ve este tipo de conducta como agresión, la mediación ciertamente no sirve. Mismo con el niño o adolescente tipo “bully” que ni de lejos entiende su comportamiento como tal, sino de lo más natural.

Adelante! Comparte tu conocimiento y experiencia