Dispute Boards

Es esencialmente un proceso idéntico al denominado “Partnering” de principios de los 80s, solo que actualizado. El proceso combina distintos métodos extrajudiciales incluyendo consultivos, no vinculantes y vinculantes.

La meta de la combinación de métodos es que el proyecto, el negocio de las partes, no se paralice porque surja alguna desavenencia entre ellas. Así, las partes en procesos iniciales consultivos o no vinculantes se comprometen a cumplir las recomendaciones del DB. Si alguna de las partes no estuviese de acuerdo con alguna recomendación del DB, se comprometen a cumplir la recomendación hasta que exista una decisión ya vinculante en arbitraje o incluso juicio ordinario.

Estos procesos contemplan plazos para que las partes acaten las recomendaciones de manera vinculante aunque sea recomendaciones, estableciendo un plazo de oposición. La oposición a una recomendación del DB no exime del cumplimiento, si bien indica que la parte en desacuerdo acudirá a métodos vinculantes judiciales o extrajudiciales dependiendo de cómo esté redactado el acuerdo de emplear los DBs en la resolución de disputas.

Otra característica esencial de un DB es que se constituye al inicio de la relación contractual de tal suerte que están siempre a disposición de las partes en caso  de que surja alguna disputa entre las partes contratantes.

Anuncios